Proyecto Vocacional: ¡Tengo Sed...!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Rosario
 Madre Teresa y Medalla Milagrosa
 Eucaristía
 Vocaciones - Misiones
 Misericordia Divina
 Unidad de los Cristianos
 Encíclicas
 Grupos de Oración
 Enfermos - Mensaje del Papa Benedicto XVI
 Libros y revistas
 Testimonio de una enferma - Soledad López de Ayala Becerril
 
  Estadísticas  
  Contador de visitas: 756085  
Acción Gracias al final del día Imprimir
 
Muestra una de las muchas formas de dar gracias a Dios por el día pasado.
ACCION DE GRACIAS AL FINAL DEL DÍA

LAS TRES AVEMARÍAS
¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!
(Ave María)
¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!
(Ave María)
¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!
(Ave María)

GLORIA
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

JACULATORIAS
Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.
Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, con vos descanse en paz el alma mía.

A LOS ÁNGELES DE LA GUARDA
Ángeles de Dios, a cuya fiel custodia hemos sido encomendados por la Misericordia Divina, dad gracias, en nuestro nombre, al Dios de toda Bondad, por habernos conservado durante este día iluminando nuestros caminos, guardándonos de todo mal, dirigiendo nuestros pasos y no permitiendo que le ofendiéramos deliberadamente.

GRACIAS AL SEÑOR MISERICORDIOSO

SEÑOR,
Te damos gracias por el día de hoy, por todas las gracias recibidas de tu mano, por nuestra familia a la que has guardado como a las niñas de Tus ojos y cuyos nombres tienes grabados en las palmas de Tus manos.
GRACIAS por tu infinita Misericordia para con nosotros.
GRACIAS por darnos a Tu Iglesia.
GRACIAS por darnos a Tu Madre, María, como Madre nuestra.
GRACIAS por Tu presencia real en el Sacramento del Amor.
GRACIAS por esperar siempre nuestras llamadas de socorro.
GRACIAS porque siempre nos esperas con los brazos abiertos, aunque a nosotros se nos olvide que estás ahí presente en el Sagrario. ¡GRACIAS POR TODO! Y si te has enfadado con nosotros, perdónanos por Tu infinita Misericordia.
¡Corazón Misericordioso de Jesús, te amamos, confiamos en Tí y nos abandonamos a tu infinita Misericordia!

DESPEDIDA A LA VIRGEN MARIA, NUESTRA MADRE

Soy tuyo/a, para siempre, Madre mía
Te doy mi corazón,
pidiéndote la gracia de que nunca
renuncies a este don.

Si acaso en un momento de locura,
lo llego a reclamar,
¡dime que es Tuyo, para siempre, Madre,
y no lo quieres dar!

Y si ciego/a, insistiere en la demanda,
antes que devolverme el corazón,
¡arráncame la vida, Madre mía,
pero nunca renuncies a este don!

MARIA, MADRE DE DIOS, HAZ VALER TU AMOR DE MADRE ANTE TU JESÚS. LLÉVANOS A ÉL; ABANDÓNANOS EN SU CORAZÓN MISERICORDIOSO!

ORACIÓN FINAL

A Tu amparo y protección,
Madre de Dios, acudimos,
no desechéis nuestros ruegos,
y de todos los peligros,
Virgen gloriosa y bendita
defiende siempre a Tus hijos. Amén.



© 1993-2009 José Luís Elizalde