Proyecto Vocacional: ¡Tengo Sed...!
 Apostolado de la oración - Modos de orar
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Madre Teresa y Medalla Milagrosa
 Eucaristía
 Vocaciones - Misiones
 Misericordia Divina
 Unidad de los Cristianos
 Encíclicas
 Grupos de Oración
 Enfermos - Mensaje del Papa Benedicto XVI
 Libros y revistas
 Testimonio de una enferma - Soledad López de Ayala Becerril
 
  Estadísticas  
  Contador de visitas: 756127  
Misterios del Rosario Imprimir
 
Breve descripción de cada uno de los Misterios del Rosario, con cita evangélica.
  
MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado)

1. La Encarnación del Hijo de Dios
“Alégrate, María:... Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús”. “Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 26-38; Jn 1, 14).
Silencio, Padrenuestro, diez Ave María y Gloria.

Oración:
Dios todopoderoso, que, según lo anunciaste por el ángel, has querido que tu Hijo se encarnara en el seno de María, la Virgen; escucha nuestras súplicas y haz que sintamos la protección de María los que la proclamamos Madre de Dios. Por Jesucristo...

2. La Visitación de María a su prima Isabel.
“¿Quién soy yo para que me visite la Madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, saltó de alegría la criatura en mi vientre” (Lc 1, 39-56).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Oh Dios, Salvador de los hombres, que por medio de la Virgen María, Arca de la nueva alianza, llevaste la salvación y el gozo a la casa de Isabel; concédenos ser dóciles a los hermanos y proclamar tu grandeza con nuestras alabanzas y la santidad de nuestras costumbres. Por Jesucristo...

3. El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén.
“No temáis; os traigo una buena noticia, una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor” (Lc 2, 22-28).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Oh Dios, que enviaste a tu Hijo, Palabra de salvación y Pan de vida, desde el cielo al seno de María; concédenos recibir a Cristo como ella, conservando sus palabras en el corazón y celebrando con fe sus misterios. Por Jesucristo...

4. La Presentación del Niño Jesús en el Templo.
“Sus padres llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle en el templo del Señor” (Lc 2, 22-28).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Te pedimos, Señor, que la Iglesia virgen guarde íntegra la nueva alianza del amor, e, imitando la humildad de tu esclava, que te presentó en el templo al Autor de la nueva ley, conserve sin mancha la fe, fortalezca la esperanza en el cielo y alimente una caridad intensa. Por Jesucristo...

5. El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo.
“Mira, tu padre y yo, angustiados, te andábamos buscando. Él les dijo: Y ¿por qué me buscabais? ¿No sabíais que debo estar en la casa de mi Padre?” (Lc 2, 41-52).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:

Oh Dios y Padre nuestro, cuyo Hijo vino a cumplir Tu voluntad de reunir a los hombres dispersos en torno a la mesa de la fraternidad; concédenos, imitando a María y a José, cumplir fielmente tu voluntad y entregarnos totalmente a nuestros hermanos los hombres.
Por Jesucristo...
  
MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)

1. La Oración del Señor en el Huerto de los Olivos.
“Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”. (Lc 22, 39-46; Mt 26, 36-46; Mc 14, 32-42).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Padre, por el Espíritu Santo, abre nuestra voluntad a la tuya, para que tengamos la fuerza de vigilar y de orar con Jesús en su combate contra el mal, y la participación en sus sufrimientos nos haga experimentar la fuerza de su resurrección. Por Jesucristo...

2. La flagelación del Señor.
“Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar” (Mc 15, 6-15; Mt 27, 15-26; Lc 23, 13-25; Jn 18, 39-19, 16).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Padre, tú has creado al hombre a tu imagen y semejanza. En Jesús nos revelas tu imagen perfecta. Que tu Espíritu Santo haga nuestra vida cada vez más conforme a la de tu Hijo, y nos enseñe a reconocer su rostro reflejado en los rostros torturados y humillados de este mundo. Por Jesucristo...

3. La Coronación de espinas
“Y salió fuera, llevando la corona de espinas y el manto color púrpura” (Jn 19, 2—3; Mt 27, 27-31; Mc 15, 16-20).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Rey de reyes, soberano del “reino en nosotros”. Perdónanos y restaura en nosotros el espíritu de verdaderos ciudadanos de tu reino; renueva en nosotros el espíritu de fidelidad, obediencia y entrega, signos de pertenencia a tu reino de paz, concordia y justicia. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

4. Jesús con la Cruz a cuestas, camino del Calvario.
“Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado la Calavera, que en hebreo se dice Gólgota”. (Jn 19, 17-27; Mt 27, 32-44; Mc 15, 20-22; Lc 23, 26-43).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Señor Jesús, te has dejado conducir fuera de la ciudad. Concédenos la gracia de no avergonzarnos de seguirte hasta allá y de unirnos a todos aquellos que son despreciados y excluidos de nuestro mundo. Tú estás presente en medio de ellos de manera privilegiada. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

5. Jesús muere en la Cruz
“Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu. Y dicho esto, expiró”. (Lc 23, 44-49; Mt 27, 45-56; Mc 15, 33-41; Jn 19, 28-30).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Señor, Dios nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la cruz; concédenos, te rogamos, a quienes hemos conocido en la tierra este misterio, alcanzar en el cielo los premios de la redención. Por Jesucristo...


  
MISTERIOS LUMINOSOS (jueves)

1. El Bautismo del Señor.
“Este es mi Hijo, el amado, el predilecto” (Mt 3, 13-17; Mc 1, 7-11; Lc 3, 21-23).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Dios todopoderoso y eterno, que en el bautismo de Cristo en el Jordán, quisiste revelar solemnemente que Él era tu Hijo amado enviándole tu Espíritu Santo; concede a tus hijos de adopción, renacidos del agua y del Espíritu Santo, la perseverancia continua en el cumplimiento de tu voluntad. Por Jesucristo...

2. La Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná.
“Haced lo que Él os diga” o “Tú has guardado el vino bueno hasta ahora”
(Jn 2, 1-11).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Señor, Padre Santo, que quisiste por disposición admirable, que la bienaventurada Virgen María, estuviese presente en los misterios de nuestra salvación; concédenos, atendiendo a las palabras de la Madre de Cristo, hacer aquello que tu Hijo nos ha mandado en el Evangelio. Por Jesucristo...

3. Jesús ANUNCIA la llegada del Reino y llama a la conversión.
“Se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio” (Mt 4, 12-23; Mc 1, 14-20; Lc 4, 14-21).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Señor, Dios nuestro, que en la bienaventurada Virgen María nos das el modelo de discípulo fiel que cumple tu palabra; abre nuestros corazones para escuchar el mensaje de salvación que, en virtud del Espíritu Santo, ha de resonar diariamente en nosotros y producir fruto abundante. Por Jesucristo...

4. La Transfiguración del Señor.
“Este es mi Hijo amado, escuchadlo” (Mt 17, 1-9; Mac 9, 2-10; Lc 9, 28b-36).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Señor, Padre Santo, tú que has mandado escuchar a tu Hijo, el predilecto, alimenta nuestro espíritu con tu palabra; así, con mirada limpia, contemplaremos gozosos la gloria de tu rostro. Por Jesucristo...

5. La Institución de la Eucaristía
“Tomad y comed, esto es mi cuerpo... Tomad y bebed, ésta es mi sangre... Haced esto en memoria mía”. “Os doy un mandato nuevo: que os améis como Yo os he amado”. (Jn 13, 1-2; I Cor 11, 23-26; Mt 26, 26-30; Mc 14, 22-26; Lc 22, 15-20).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Oh Dios, tu Hijo en aquella memorable cena, antes de entregarse a la muerte, confió a la Iglesia el banquete de su amor, el sacrificio nuevo de la Alianza eterna; te pedimos que la celebración de la eucaristía nos lleve a alcanzar plenitud de amor y de vida. Por Jesucristo...
  
MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingo)

1. La Resurrección del Señor
“No temáis; ya sé que buscáis a Jesús, el cricificado. No está aquí. HA RESUCITADO, como había dicho” (Mt 28, 1-10; Mc 16, 1-7; Lc 24, 1-6; Jn 20, 1-10; Mt 28, 1-10).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor, has llenado el mundo de alegría; concédenos, por interseción de su Madre, llegar a alcanzar los gozos eternos. Por Jesucristo...

2. La Ascensión del Señor
“Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios”. “Sabed que yo estoy con vosotros, todos los días, hasta el fin del mundo” (Lc 24, 45-53; Mt 28, 16-20; Mc 16, 14-20; Hch 1, 6-11).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias, porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo. Por Jesucristo...

3. La Venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles
“Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así os envío yo. Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo” (Hch 1, 12-14; 2, 1-5; Jn 20, 19-23).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Señor Dios nuestro, que colmaste de los dones del Espíritu Santo a la Virgen María en oración con los apóstoles; concédenos, por su intercesión, perseverar en la oración en común, llenos del mismo Espíritu, y llevar a nuestros hermanos el Evangelio de la salvación. Por Jesucristo...

4. La Asunción de María a los Cielos
“Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí” (I Cor 15, 20-25; Ef 2, 4-7).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Oh Dios, por tu poder y tu bondad la Virgen María, fruto excelso de la Redención, brilla como imagen purísima de la Iglesia. Concede a este pueblo tuyo que peregrina en la tierra, que, fijos los ojos en ella, siga fielmente a Cristo hasta que llegue a aquella plenitud de gloria que ya contempla con gozo en Santa María. Por Jesucristo...

5. La Coronación de María como Reina y Señora del universo
“Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava” (Apoc 12, 1-17; II Tim 2, 11-13).
Silencio, Padrenuestro, diez “Ave María” y Gloria.

Oración:
Dios todopoderoso y eterno, que nos has dado a María Virgen como Madre y como Reina de tu Unigénito; concédenos que, protegidos por su intercesión, alcancemos la gloria de tus hijos en el reino de los cielos. Por Jesucristo...


© 1993-2009 José Luís Elizalde