Proyecto Vocacional: ¡Tengo Sed...!
 Apostolado de la oración - Modos de orar
 Rosario
 Madre Teresa y Medalla Milagrosa
 Eucaristía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Misericordia Divina
 Unidad de los Cristianos
 Encíclicas
 Grupos de Oración
 Enfermos - Mensaje del Papa Benedicto XVI
 Libros y revistas
 Testimonio de una enferma - Soledad López de Ayala Becerril
 
  Estadísticas  
  Contador de visitas: 756099  
Sembl. P. Leocadio Galán Imprimir
 
El Padre Leocadio Galán Barrena, ya ha comenzado su trayecto al reconocimiento de las virtudes heróicas en su querida provincia de Cáceres. Fundador de los Esclavos de María y de los Pobres, sacerdote y párroco, se entrega al Señor durante más de ochenta años.
PADRE LEOCADIO GALÁN BARRENA
sacerdote y párroco, Fundador del Instituto de los ESCLAVOS DE MARÍA Y DE LOS POBRES

I. SU VIDA Y DE SU OBRA

LEOCADIO GALÁN BARRENA nace en Calamonte, provincia y diócesis de Badajoz, el 24 de Febrero de 1910, en una pequeña casa, propiedad de los padrinos que le sacaron de pila, y en la que habitaban sus padres, pobres jornaleros. Es bautizado el 2 de Marzo de ese mismo año en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de Calamonte.

El padre era jornalero, buen hombre, muy trabajador, de trato rústico y amable con los demás y algo menos con los de casa; como los hombres de su condición no era frecuente cumplidor de sus deberes religiosos.

Su madre, por el contrario era una mujer muy religiosa y en ello muy instruida, asidua practicante de las obligaciones y prácticas piadosas, mujer de comunión diaria, cosa no poco rara en aquellos tiempos. Para ayudar al sostenimiento familiar, prestaba servicios domésticos en distintas casas del pueblo, entre ellas la casa rectoral.

Con cinco años comenzó Leocadio a servir de monaguillo en la Parroquia, frecuentando la escuela del “Ave María”. En 1919, a la edad de 9 años, ingresa en el Seminario Diocesano de San Antón, de Badajoz. En 1931, terminados los estudios eclesiásticos, a los 21 años, por no tener la edad suficiente para ordenarse, es destinado al Seminario Menor, como asistente del Rector.

Previa dispensa canónica de edad, según derecho, recibe el Sagrado Orden del Presbiterado el 29 de Junio de 1932, a la edad de 22 años. Celebra su Primera Misa Solemne el 16 de Julio de ese mismo año.

Todo su ministerio sacerdotal lo ejercitó en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción de Alcuéscar (Cáceres). En Septiembre de 1932 llega a Alcuéscar como coadjutor de la Parroquia; en 1937 es nombrado cura regente de la misma por fallecimiento del párroco. En 1944 es nombrado cura párroco de la misma, permaneciendo en el cargo hasta 1962, en el que le es aceptada la renuncia a la Parroquia, para dedicarse de lleno a su Obra de la “Santa Esclavitud de María y de los Pobres”.

Además, desplegó un intenso apostolado entre las comunidades religiosas de vida contemplativa, con los Ejercicios Espirituales, Retiros, etc.

Tras cinco años de penosa enfermedad, entregó su alma al Señor el 27 de Enero de 1990.

Cuatro son los rasgos esenciales a destacar de su espiritualidad:

1º EUCARISTÍA

Creo sinceramente que lo que más amo en Cristo, y aún lo que más he amado siempre en Él, ha sido la Santísima Eucaristía...” “Y lo mismo en buscar para la Eucaristía lo mejor. En manteles, vasos sagrados, custodias... y sobre todo en que el pueblo y las almas se entusiasmaran y enamoraran de la Sagrada Eucaristía...”

2º MARÍA

“Casi sin darme cuenta, extendía la devoción a la Sma. Virgen cuanto me era posible”.
“...¡Yo soy de María! Esta frase realizada en mi vida y mi persona, es mi mayor contento...”
“Es mi riqueza y mi tesoro... En ser todo de María cifro mi vida y mi alma... No tengo, ni quiero, nada fuera de Ella...; nada haré, nada seré, nada tendré que no sea mi Reina...”

3º AMOR A LA IGLESIA

“El más firme y noble afán de la santa Esclavitud fue, es y será siempre, hacer en todo la Voluntad de Dios, manifestada por la Santa Madre Iglesia, a través de sus Prelados y del Papa...” “Trabajar por la Iglesia y sus órdenes es el gozo y la gloria de la Santa Esclavitud...”

4º LOS POBRES

“... El destino de nuestra Santa Esclavitud está en los pobres...” Y precisamente los pobres rurales: “... La Santa Esclavitud ha nacido para vivir siempre y solamente en los ambientes rurales... El pobre y el pueblo han de ser sola y exclusivamente nuestro campo de trabajo. Dejarlo abandonado sería traicionar la vocación...”

La Cruz, como fuente de misericordia y de redención, está centralmente presente en esta espiritualidad, como compromiso ascético y contemplación del misterio pascual que nos salva.

II. SU OBRA

El Instituto de la Santa Esclavitud de María y de los Pobres
nace en Alcuéscar (Cáceres). El 1 de Agosto de 1939, D. Leocadio Galán Barrena ve clara la voluntad de Dios y hace “una entrega total de su vida para darla gota a gota, o a torrentes, si Dios se lo pidiera, para redimir con ella si fuera posible, a la masa obrera de su pueblo y conquistarla para Dios y la Iglesia”. Esta entrega la hacía en agradecimiento al Señor, que le salvó la vida –son sus palabras- “en la lucha sangrienta que España sostuvo contra el Comunismo”.

El carisma del Instituto de la “Santa Esclavitud de María y de los pobres” es:
La formación cristiana de la masa rural y campesina, en los ambientes rurales, mediante la práctica más completa posible de las Obras de Misericordia, tanto espirituales (Juventudes Fundacionistas: catequesis, grupos juveniles, parroquias, etc.) como corporales (Casas de Misericordia: ancianos, disminuidos físicos y psíquicos, albergues para transeúntes, etc.)

A raíz de aquella inspiración del 1 de Agosto, comenzó D. Leocadio una labor callada de apostolado eficiente con los niños pobres de su feligresía, gastando su vida con ellos para darles lo único que tenía: cariño sacerdotal, pan y enseñanza. Pero nunca concibió la idea de que tuviera carácter y jerarquía de Instituto Religioso. No obstante, cuando el Señor suscitó en aquellos niños vocaciones para colaborar con él en la dedicación a los pobres, la idea surgió y se concretó con esa pujanza amorosa con que el Espíritu Santo pide siempre nuevos operarios para la viña del Señor.

En Enero de 1940 queda constituido el Seminario Formacionista con los aspirantes que había, y casi paralelamente, en Septiembre de ese mismo año, se acoge al primer desvalido. Ya estaba delimitada la ingente tarea del naciente Instituto: La Formación Cristiana de los niños, jóvenes y la atención a los pobres desvalidos.

La Obra fue aprobada como Pía Unión el 2 de Febrero de 1955 por el Excmo. Y Rvdmo. Sr. D. José María Alcaraz y Alenda, Obispo de la Diócesis Pacense.

Después de pasar las vicisitudes de mil cruces y pruebas que toda Obra de Dios tiene que atravesar, nuestro Instituto, si bien insignificante todavía, se encuentra lo suficientemente arraigado, afrontando esperanzado su fase de crecimiento y expansión, y produciendo ya frutos de Formación Cristiana y Caridad. Durante los recientes años de purificada crisis eclesial y disminución vocacional, no hemos sido una excepción. Ciertamente que el trasiego de vocaciones –entradas y salidas- ha sido considerable. Pero no es menos cierto que el futuro es muy esperanzador, ya que aunque somos pocos los componentes (21 miembros), somos casi todos jóvenes.

En la actualidad el Instituto tiene tres casas:

CASA MADRE DE ALCUESCAR (CACERES)

En esta casa radica: Junto a la Curia General, la Casa de Formación:
Aspirantado, donde se forman los jóvenes estudiantes de bachillerato, Postulantado y Noviciado. Así también el Estudiantado, vinculado al cual está la Casa de Estudios, en Cáceres, donde los hermanos y aspirantes asisten a las clases del Seminario y del Consejo Diocesano.

Del complejo de esta Casa Madre forman parte asimismo:
La Casa de Misericordia: donde se atiende a 60 personas (ancianos, inválidos, disminuidos físicos, etc.) de condición humilde y pobre.
La Formación Cristiana: Formada por grupos de niños y jóvenes a los que se procura dar una sólida formación cristiana y humana integral, adecuada a su edad, poniendo a la base de esa vivencia eclesial cristiana la vida sacramental.

CASA DE TORRIJOS (TOLEDO)

El Hogar de Formación Cristiana “San José”, donde se atiende a niños del Tribunal Tutelar de Menores.
Albergue “P. Leocadio”, para acogida de transeúntes.
Atención a las Parroquias de la zona.

CASA DE PINOFRANQUEADO (CÁCERES)

Atención Parroquial: Pinofranqueado, Caminomorisco y sus alquerías.
Casa de Misericordia: Actualmente en construcción, con capacidad para unas 40 personas.



© 1993-2009 José Luís Elizalde